“Rythms” del mundo para evitar la depresión postvacacional

Aunque tratemos el mismo tema que el último post prevacacional, no lo hacemos desde la misma perspectiva, ya que la vida cambia, avanza con el foli de cada latido de nuestro corazón, y se traduce en acciones y decisiones en esta época tan inestable.

En la época de calor es en la que más se sale a la calle, a una charca o a la playa a generar ritmos como forma de expresión creativa en colectivo. Y aunque no es un hobby barato, cada vez aparecen más alternativas de diferentes instrumentos con los materiales que una se encuentra en la calle.

Y aunque son bastantes las iniciativas de artistas comprometidos con la cooperación y temas sociales que se han unido para generar proyectos, nos ha llamado la atención (y por eso os recomendamos) esta de “Rythms del mundo”, en la cuál artistas de índole internacional se han unido para generar conciencia de la importancia del cambio del clima.

Os recomendamos disfrutar con los tres álbumes que ya se han generado, y nosotras esperaremos ansiosas el próximo, de ritmos africanos…

Anuncios

Acústico en un domo, por favor.

Así es, damos y caballeras, es nuestra propuesta para celebrar el primer Día Internacional del Jazz: queremos realizar un acústico en un domo…y olé.

Aunque nuestro salvador y el que todo lo sabe (google) nos muestre al buscar esa extraña palabra que acabamos de emplear, domo, como que se refiere a muchas relaciones con nuevo tipos de negocios o con una figura de peluche japonesa algo extraña, no es eso de lo que hablamos. Tampoco lo hacemos de esas formaciones geológicas también llamadas domos que buscamos en algunos de nuestros viajes más montunos. ¿Os acordáis de las casas de la “Guerra de las Galaxias”? Pues por ahí van los tiros…

Al hablar de domo en este caso lo estamos haciendo de un tipo de construcción que ojala llegue a revolucionar el tipo de edificación predominante, ya que el material que se emplearía en nuestro domo ideal es el famoso adobe (no el reader, sino el de construir). Con ellos fuimos participantes en el taller que se realizó en el encuentro de “Rurales EnRedadxs” sobre la construcción de este tipo de estructuras con el colectivo de biocasas sostenibles.

Una de las características que más nos sorprendió fue la buena acústica de la que dispone, ante la cual se nos encendió la bombilla de la neurona que nos queda activa y se nos ocurrió algún cante para poder darle promoción a este tipo de estructura que respeta el entorno en el que se levanta. Incluso para hacer un llamamiento a las personas artesanas que se vean impulsadas a la creación de muebles para los mismos, pues en estas casas redondas las paredes no son planas…nuevos lienzos, estanterías,ventanas y un sin fin de posibilidades creativas (hasta que vengan los suecos y nos roben la patente, claro).

Ya hemos comentado la importancia de la música en nuestras vidas, y también algunas sugerencias para alegrar a las tiEACAs, que somos personas románticas y viajeras, de esas que miran las estrellas. Aún así, no queremos dejar pasar este día, declarado especial por la UNESCO por la importancia que tiene el jazz como herramienta educativa, creativa y como motor para la paz (pues la música no entiende de fronteras), sin recomendaros un tema de una de las grandes del jazz que nos pone los pelos como escarpias: Abbey Lincoln , esa cantante, actriz, activista, poetisa, muy requetebien acompañada en este temazo…va por ustedes (con un tirititrán del día de la libertad mezclado entre los dientes)…

…y, quien sabe, quizá algún día lleguemos a realizar algo parecido en un domo construido con ese fin, =).

¿concienciARTE?

Ponemos el título de este post entre interrogantes porque somos de las que se preguntan internamente acerca del límite que tiene el arte para concienciar…si es que tiene alguno …si es que debería tenerlo.

Muchas son las campañas en diferentes países y organizaciones que muestran realidades desde su vertiente más cruda para intentar movilizar conciencias, más aún cuando vivimos en una sociedad con la que ya muchos denominan doctrina del shock totalmente instaurada.

Este tipo de trabajos suele tener como objetivo que entendamos el verdadero alcance de nuestros pequeños actos. Como este proyecto, del que os dejamos un vídeo, en el que se muestra cómo pequeños actos no responsables sobre nuestros artículos personales pueden dañar el entorno y a los seres que lo habitan. Y lo muestran en una pequeña isla del pacífico situada a medio camino entre Asia y América, mostrando la realidad de Chris Jordan con un bello enfoque poético.

Volvemos a hacer hincapié en los interrogantes del principio, y, aunque defendemos la libertad de expresión, no creemos que haya que rebasar el límite ético del respeto a todas las formas de vida para hacer llegar un mensaje claro y contundente.

No hay que olvidar que, según las evidencias científicas, todos los seres vivos tenemos un antepasado común, y, como bien dice la canción de “El puchero del hortelano”:

Pienso, y son asuntos serios, lo poquito que nos queda si perdemos el respeto

Algunas segundas partes son buenas

Unificar diferentes artes con la lucha por un mundo mejor, tal y como nosotras pretendemos en las actividades que creamos, no es algo nuevo. Uno de los ejemplos con más éxito a nivel mundial, que trata de alzar la música como grito de guerra es la fundación Playing for a Change, cuyas siglas PFC (no las confundáis con las de los contaminantes polifluorocarburos responsables de tantos daños a la capa de ozono o los compuestos perfluorinados tóxicos igualmente para el medio ambiente) pueden verse publicitadas en conciertos de Bono, David Broza o Manu Chao, entre otros muchos.

Os recomendamos por lo tanto el segundo DVD-Cd que publican, versionando canciones de los grandes (Bob Marley, John Lennon, Stevie Wonder, etc.), que además de disfrutar de su música estaréis ayudando con la pequeña aportación a realizar un gran cambio en el sistema.

Aquí tenéis un anticipo, para que veáis de que os hablamos…