Aprender a tener Mirada Critica

¿Quien no ha recomendado alguna vez algún documental? Desde Home, visual, comercial, apto para todos los públicos, pasando por el controvertido Zeitgeist, hasta los más “duros” y antisistema (como los típicos vídeos de denuncia animalista), los documentales presentan de una forma clara y crítica algún tema político, social, e incluso ambiental, para que gracias a esa “amiga” llamada televisión abramos un poco los ojos a “cómo está el mundo”.

Pero si sois más de pasar a la acción que de observarla desde fuera, os queríamos recomendar unos cursos de filmación de documentales que no están nada mal:CARTEL

Pero si lo que os motiva es la fotografía en vez del mundo audiovisual, no os preocupéis, que también os damos opciones:

NGS Picture ID:1256020Y para encontrar la inspiración, no os perdáis por ejemplo la nueva exposición de la Obra Social de La Caixa en Madrid, realizada con la colaboración de la FAO y de Intermón Oxfam, “Justicia Alimentaria, Sembrando Esperanza“.

¿Viejos paisajes y nuevas técnicas?

¿Qué os viene a la mente si os anunciamos una exposición de paisajes de Yorkshire? Seguramente, sólo por el nombre, aunque no tengamos ni idea de donde está ni de lo que hay en éste lugar, nos suena a británico del rancio, del de viejas teteras de porcelana, perros de caza y paredes con papel de flores para ocultar humedades. Parece un poco fuera de nuestras temáticas habituales, ¿no? Exacto, ¡no van por ahí los tiros!

Nos referimos en este caso a la nueva colección que se exhibe en el modernísimo Guggenheim de Bilbao. El inglés David Hockney, uno de los pioneros en el estilo pop británico, que siguiendo las tendencias en sus primeros años decidió establecerse en la California de los primeros 60 (¡quién hubiese podido!) para desarrollar un arte basado en el paisaje y el ser humano. Pero lejos de quedarse “atrapado” en ese mundo hippie, hoy en día, a sus setentaypico años, nos sorprende con una nueva exposición de cuadros creados con su Ipad. ¿Increíble, no? Pues sí, el buen señor un día empezó a experimentar con programas de diseño básico (tipo el “paint táctil”) y nos deleita con una serie de dibujos coloristas que parecen hechos con las temperas de un niño.

Tala de invierno, 2009.

Y por si os interesa el método creativo, el museo ofrece además una serie de charlas y cursos sobre esta nueva técnica. ¡De lo más interesante!

Pincel y Naturaleza

Ya hemos hablado en otras ocasiones del arte, ya hemos hablado de las musas y otras vías de inspiración que distintos artistas requieren para sus creaciones, y una de ellas es, sin lugar a dudas, la naturaleza.

No podemos negar el eterno vínculo que siempre ha existido entre los artistas y la naturaleza, pero más allá de la inspiración que podamos encontrar en el entorno natural, debemos abrir los ojos para encontrar todos los recursos a nuestro alcance que la naturaleza nos ofrece para desarrollar nuestro espíritu más creador, como hace aquí la artista Jonna Pohjalainen con madera de álamo.

En ocasiones, las ganas de promover nuevas iniciativas y conductas más responsables hacia nuestro planeta y sus recursos, desembocan en la organización de eventos, creación de colectivos, y otras actividades que relacionan el arte y el medio ambiente (proceso que nosotras no dejamos de intentar llevar a cabo). Os recomendamos y recordamos algunos de ellos:

Exposiciones de temática ambiental.

Cursos de creatividad con la naturaleza como herramienta.

– Agrupaciones de artistas implicados en la conservación como ARNAME

Proyectos que engloban distintas técnicas artísticas.

Solo nos queda recomendaros que saquéis pequeños momentos que puedan hacerse eternos y desenfundéis el pincel que escojáis para retratar la realidad que os acompaña. Con el tiempo agradeceréis tener esos momentos reflejados.

Naturaleza Urbana

¿Puede la naturaleza ser urbana?

En realidad esta paradoja habla de la naturaleza que aún queda en los núcleos urbanos.

En la nueva recomendación que os hacemos hoy, la Asociación FONAMAD busca en las ciudades y núcleos poblados vestigios de una naturaleza salvaje no alterada por el ser humano; intentando demostrar que a pesar de la pérdida de diversidad biológica que se ha dado en estas zonas, la naturaleza sigue presente.

Una apetecible exposición que, además, nos brinda la oportunidad de dar un agradable paseo antes o después de la visita por las cercanías del CENEAM, en Segovia.
Antes del 28 de febrero, buscad un hueco para disfrutar de la exposición “Naturaleza Urbana”.

El desaparecido mar que nunca fue mar

Hay países, como España, que, aunque tengan poca agua, tienden a acumularla con presas en los cursos fluviales para las épocas de escasez, con los impactos ecológicos (tanto buenos como malos) que esto conlleva. Actualmente no tenemos que preocuparnos demasiado, ya que estamos a más del 60% de la capacidad retentiva de nuestros pantanos, a pesar del seco y caluroso otoño que llevamos. Solo esperemos que estas reservas de agua se utilicen de una forma responsable la primavera que viene, no creando más regadíos en Monegros.

Por el contrario, hay otras naciones que explotan sus acuíferos hasta la extenuación, como fue el caso de la URSS con lo que era el cuarto lago (que no mar) más grande del mundo: el Mar de Aral. Debido al interés gubernamental durante el siglo pasado en competir con los EEUU, decidieron desviar los ríos Amu Daria y el Sir Daria, únicos aportes del Aral, para irrigar campos de algodón y así no tener que importar esta materia prima del otro lado del océano. La poca efectividad de los trasvases, la inviabilidad del cultivo en zonas tan áridas, el abundante uso de pesticidas y plaguicidas, la vecindad a zonas de ensayos de armas biológicas por el ejército ruso y demás inconvenientes causaron que el “mar” se retrajera en apenas unas décadas a menos de un 80% de su volumen original.

Si queréis aprender un poco más de uno de los mayores desastres ecológicos de nuestra era, os recomendamos que os paséis por la sede de We Are Water, la fundación de Roca (si, ¡los de los váteres!) en la calle José Abascal de Madrid, que ahora, además de una exposición permanente de elementos exclusivos y ecológicos para el baño, cuenta con una exposición al respecto. Lo peor, que no es tan grande como grande es la pérdida que han sufrido uzbekos y kazajos; lo mejor, que la visita es guiada, haciendo bastante incidencia en los problemas medioambientales, y finaliza con el interesante documental rodado por Isabel Coixet en la zona.

¡Esperamos que os guste!